La cocina italiana en el Gastronomika

La tradición y la diversidad de una de las cocinas más reconocidas y valoradas en todo el mundo, la italiana, ha sido un obstáculo para el desarrollo de líneas de vanguardia y creatividad, afirmaron algunos de sus representantes en San Sebastián Gastronomika, celebrado el pasado mes de octubre.

Italia fue, pues, el invitado en esta nueva edición del congreso internacional de gastronomía y que tuvo como lema “Italia. Norte vs. Sur” para verificar que la cocina italiana es en realidad un abanico de múltiples expresiones y consecuencia de distintos legados históricos y culturales.

En la cocina italiana, la vanguardia es más difícil por el peso de la tradición, según admitieron el tres estrellas Michelin Massimo Bottura (Osteria Francescana, Módena): “Era difícil convencer al público de que no estábamos dando la espalda la tradición, sino salvándola”. Un ejemplo fue su ligera y crujiente versión de un plato emblemático de la cocina popular como es la lasaña.

Bottura se cuestionó si la cocina tradicional italiana “respetaba la belleza de los ingredientes autóctonos” y “por qué insistir en las equivocaciones de nuestras abuelas una y otra vez” y tomó la decisión de afrontar el pasado “de forma crítica, no con nostalgia, como clave para llevar la tradición al futuro”. Pese a críticas duras y a reveses, actualmente esa línea es todo un éxito.

Carlo Cracco, reputado tanto por su cocina como por su rol como jurado en “MasterChef” y “Hell’s Kitchen” en Italia, añadía: “Tenemos una cocina tradicional muy potente, muy diversa y para un cocinero es muy difícil porque todos tenemos una ‘nonna’ y una ‘mamma’ (abuela y madre) que cocinan muy bien”.

En sus inicios culinarios con Gualtiero Marchesi en 1986 en Milán, halló que “la cocina italiana era muy vulgar, muy pesada, con mucha nata y otros productos muy grasos. Marchesi revolucionó la cocina dándole un giro a todo, con sabores limpios y simples, pero detrás de ello había una gran complejidad”.

Los chefs italianos también han afrontado la diferencia entre la cocina del Norte y la del Sur. “Con la del Norte es más difícil ser reconocido fuera del país, porque no somos vistos como verdaderos italianos en el extranjero ya que los platos no son tan típicos”, ha afirmado Cracco.

Gennaro Esposito, de Torre del Saracino (Vico Equense), ha sido uno de los representantes de la cocina del Sur de la península y también ha enfatizado esa pluralidad.

“En el Sur se nota la influencia de todas las culturas que han pasado. En el Norte hay otro factor, la economía: hay más riqueza y es esencial que en torno a un ambiente ‘gourmet’ se de esa atmósfera económica. Los que trabajamos en el Sur hemos disfrutado de eso, aunque lo tenemos más fácil en cuanto a producto, pero hemos tenido que construir la cultura gastronómica, estimular el interés por lo nuevo”, ha señalado.

Gracias a esto, afirma, “en Italia nunca se ha comido tan bien, con tanta variedad, tantos estilos, desde la alta cocina hasta las ‘pizzas’”, que están presentes en San Sebastián Gastronomika.

En la línea de sus compañeros, ha mostrado platos en los que fórmulas tradicionales ganan ligereza sin perder el sabor y también ha apostado por rescatar de las “imitaciones” a productos selectos de la gastronomía italiana, como el jamón de Parma o el queso “parmigiano reggiano”.

“Creando productos más comerciales hemos cometido el error de dar a otros los recursos para imitarlos. No es que la comida tenga que ser una experiencia de ricos, pero hay experiencias exclusivas y es la labor que tenemos que recuperar”, ha declarado.

Por supuesto, la marca de mas prestigio en la alta restauración italiana es Ginos, conocida por sus conservas gourmet y sus delicatessen de alta calidad. Puedes encontrar la gama completa en la web de Solemio.es

Etiquetado , , , ,